Expertas en ILE: Interrupción Legal del Embarazo
Informes y citas a los teléfonos: CDMX: (55) 5530-5321 | (55) 6549-4249

Que un mito no defina tu realidad

Mucha gente piensa que la interrupción del embarazo es algo promovido de forma reciente pero en realidad es algo que se ha practicado desde hace muchísimo tiempo. Las mujeres de muchas épocas han buscado diferentes formas interrumpir embarazos que no deseaban tener, y si bien, antes no existían métodos anticonceptivos tan eficientes como los que hoy podemos usar, también existen muchas razones para que nosotros podamos elegir en cualquier momento interrumpir un embarazo.

Afortunadamente hoy es posible en la Ciudad de México realizar una interrupción legal del embarazo de forma sencilla y sin riesgos; pero hay personas que, por diversas causas, aún difunden información falsa acerca de esta práctica, lo cual puede hacer dudar a algunas mujeres acerca de su utilización o de las consecuencias que se podrían presentar.

Es posible que conozcas algunos de estos mitos pero en esta ocasión, enlistamos los puntos que son conocidos por ser verdaderos.

  1. En la Ciudad de México y hasta el año 2016 más de la mitad, aproximadamente el 65% de las mujeres que se practicaron una interrupción legal del embarazo, ya eran madres. El practicar este procedimiento no es incompatible con el deseo o el disfrute de la maternidad, ya que está sujeto a circunstancias que muchas veces son impredecibles o a proyectos específicos de vida.
  2. Hay personas que dicen que tu vida o salud corren riesgo si realizas esta intervención, pero no es verdad. Precisamente la razón de practicar interrupciones legales es para poder resguardar la vida de la mujer a la que se le practica, así como su salud física y emocional con intervenciones clínicamente probadas y con el trato sensible y adecuado; por tanto, prácticamente no existen secuelas en la práctica de una interrupción legal del embarazo realizada de esta forma.
  3. De hecho es probable que alguna persona te mencione que puede sufrir traumas emocionales después de practicar una interrupción de esta índole, sin embargo todas las pruebas y estudios determinan que incluso hay una mejora anímica debido a que con ello puedes cambiar una circunstancia que te causaba conflictos y cambios de planes. Incluso si te consideras una persona religiosa podrás pasar esta experiencia tranquilamente puesto que la gran mayoría de personas que la practican tienen un credo religioso y la viven sin consecuencias. 

En Gineclinic sabemos que esta es una decisión importante, por lo que ponemos a tu alcance el personal más capacitado y el equipamiento técnico más moderno y seguro, además de contar con el permiso de cofepris para realizar esta intervención de forma segura y conveniente para ti.

El VPH, amenaza silente

El virus del papiloma humano (VPH) es probablemente una de las infecciones de transmisión sexual más difíciles de detectar a simple vista y con probabilidad de riesgos más alta para las personas involucradas en su contagio. Se piensa que sólo las mujeres pueden ser afectadas por sus efectos, pero también es para los hombres una enfermedad de alto riesgo y no se dice con frecuencia.

El virus del papiloma humano llega a nosotros únicamente por transmisión sexual o íntima, lo que permite saber las condiciones de su transmisión, excepto cuando las personas involucradas tienen varias parejas sexuales y no han utilizado protección. hay diferentes tipos de este virus y no todos presentan secuelas o problemas de salud, pero algunos de los tipos de este virus lamentablemente pueden llegar a provocar casos de cáncer cervicouterino, anal, rectal, bucal, cáncer de pene en los hombres o de algunos otros tipos. La presencia de ronchas o verrugas genitales o en cualquiera de las áreas afectadas es otra de las consecuencias y síntomas de este virus.

Es por ello que siempre se recomienda el uso de condón para minimizar el riesgo de contagio, además de la realización continua de pruebas de infecciones de transmisión sexual, para poder tomar las medidas pertinentes.

La prueba del papanicolau o citología vaginal, sirve para la detección de células anormales en el cuello uterino, y aunque no detecta de forma directa la presencia de cáncer o VPH, sí nos sirve para monitorear y descubrir cambios anormales en las células de tu útero.

En cuanto a la vacunación, la FDA ha aprobado tres vacunas para la prevención de la infección por VPH: Gardasil, Gardasil 9 y Cervarix. Las tres vacunas protegen de la infección por los tipos 16 y 18 de VPH, dos de los virus del papiloma humano de alto riesgo que causan cerca de 70 % de los cánceres de cuello uterino y un porcentaje todavía mayor de algunos de los otros cánceres causados por el VPH (1, 2). Gardasil protege también de la infección por los tipos 6 y 11 de VPH, los cuales causan 90 % de las verrugas genitales (3). Gardasil 9 protege de la infección por los mismos cuatro tipos de VPH y otros cinco tipos de VPH que causan cáncer (31, 33, 45, 52 y 58).

Para nosotras, en Gineclinic, es extremadamente importante ayudarte a mantener tu seguridad y salud sexual al día, por lo que te ofrecemos el seguimiento ginecológico y las pruebas que te ayuden a  vivir tu vida sexual y el cuidado de tu cuerpo adecuadamente. Comunícate con nosotras y recuerda que sólo tú puedes vivir tu vida como desees, en tus términos y con tus reglas, pero siempre hazlo de forma segura porque cuidar de ti es amarte.

Testimonio de una vasectomía

En Gineclinic estamos totalmente dedicadas a la seguridad y salud sexual y reproductiva de cada una de las mujeres que nos visitan, pero también hay un procedimiento que realizamos y que es cada vez más solicitado, en este caso, por los hombres, quienes comparten la responsabilidad ante la anticoncepción. Estamos hablando de la vasectomía sin bisturí queremos compartirles un testimonio.

Carlos, hombre heterosexual de 48 años nos cuenta: “Fue durante los siguientes dos años al nacimiento de mi única hija. Durante ese tiempo, nuestra situación económica se había vuelto poco más que difícil, debido a circunstancias de trabajo que uno no puede planificar, y cuando se presentan, ya es muy tarde. Además, mi pareja y yo reconocimos que las necesidades de atención y educación de nuestra hija ocupaban mucho de nuestro tiempo, pues ambos compartíamos equitativamente su cuidado; mi pareja no estaba dispuesta a seguir utilizando anticonceptivos, debido a que los gastos se multiplicaban y entonces se me prendió el foco; hacer una sola operación que solucionara todo de forma contundente, rápida y segura: la vasectomía”.

“Desde luego que mis suegros y padres no estuvieron muy contentos, porque ellos querían llenar la casa de nietos, pero al final sabíamos que aunque ofrezcan apoyo, la crianza de los hijos es siempre responsabilidad de los padres y los recursos no siempre son óptimos, tanto en educación, tiempo o dinero como en eventualidades”. Carlos, reflexiona y sigue contando, “La vida está llena de giros. Obviamente nuestra vida sexual mejoró mucho, pues ya no requeríamos ningún método anticonceptivo adicional. Posteriormente, y en cierto punto, decidimos abrir nuestra relación por común acuerdo y ambos volvimos a salir con más personas, ¡y seguimos juntos! ¡No me quiero imaginar lo que sería el estrés de pasar por el riesgo de tener algún embarazo no deseado con otras personas! Incluso si no hubiéramos abierto nuestra relación, una hija ya era suficiente, queríamos darle todo el amor, atención y recursos que fuéramos capaces de proporcionarle, así que un hijo más ya no estaba en nuestros planes”.

Carlos concluye que “de no ser por la vasectomía, muchas soluciones no hubieran llegado; cuando la recuperación económica llegó, estábamos más listos; pudimos apoyar a nuestra hija en su escuela debido a que contábamos con más posibilidades y le ayudamos a descubrir sus capacidades. ¡Es una muy buena artista!”. 

Con respecto a la operación, nos comentó que apenas tiene recuerdos de alguna molestia, pues sólo le ocupó unas horas de un solo día, “no tuve que ser hospitalizado, todo fue en un solo día y estaba tan tranquilo que me permitieron observar la intervención, lo cual fue muy educativo, porque ví lo verdaderamente seguro que es y me consta que es rápido, que las molestias son pocas y que casi no se requieren cuidados posteriores”. En sus palabras, no hay nada que temer a la vasectomía, solo ganancias.

En Gineclinic tenemos un espacio seguro y cómodo en el que podrás realizarte esta pequeña intervención y, así, disfrutar de todos los beneficios de una vida sexual más segura y satisfactoria.

Bienvenido!

Hola, ¿Cómo podemos ayudarte?